Masao Yoshida: le debemos la obediencia y la verdad a...

Masao Yoshida, l'ancien directeur de la centrale de Fukushima, le 12 novembre 2011. | AFP/JAPAN POOL
Masao Yoshida, l'ancien directeur de la centrale de Fukushima, le 12 novembre 2011. | AFP/JAPAN POOL

Masao Yoshida: debemos la obediencia y la verdad a…

Por Ivanovich Torres/FRANCIA

 

Un acto rebelde salvó a Tokio en el 2011 y evitó una catástrofe humanitaria en el Japón.

Masao Yoshida, ingeniero y manager general de la central de Fukushima, estuvo al mando durante el terremoto y el tsunami del 11 de marzo del 2011 en dicha central. Ante la devastadora situación, Yoshida comprendió que, de seguir las órdenes provenientes del equipo ejecutivo de Tokyo Electric Power (Tepco) en la capital, hubiese tenido consecuencias nefastas para los tokioitas.

 

Masao Yoshida, en rebeldía técnicamente lúcida, optó por inyectar con agua de mar el reactor número 1, yendo en contra de las órdenes emanadas del cuartel general de Tepco en Tokio. ¿Por qué Tepco desaprobó, en esos momentos, la solución tomada por Masao Yoshida? Por tratar de preservar la inversión multimillonaria de la empresa en Fukushima...

 

Masao Yoshida dijo no. En Japón, desobedecer las órdenes y las jerarquías es una falta moral y social. La rebeldía de un hombre preservó la vida de millones de personas… La obediencia hubiese comprometido una generación, sin mencionar el drama ecológico. Masao Yoshida tenía 58 años y falleció de un cáncer en el esófago (es probable que sea derivado a la radioactividad del sitio) el miércoles 10 de julio pasado…

 

Obedecer y ceder nuestra libertad individual en pos de un sistema garante de nuestras necesidades cívicas como laborales primarias: salario, prestaciones, seguridad, educación, salud, leyes, etc. Si el sistema (público como privado) no logra asegurar su parte del contrato (desempleo, recortes en los salarios, alza de precios aberrantes, inseguridad, analfabetismos, precariedad en el sistema de salud y corrupción en las leyes, en política así como en los cuerpos policíacos), tenemos el derecho individual y colectivo de rebelarnos. Túnez, Libia, Quebec, Egipto, Siria, Turquía, Brasil… Le debemos la obediencia y la verdad a aquel y aquellos que son meritorios.

 

                                                                                                          ivanovichtorres@gmail.com

Écrire commentaire

Commentaires : 0